Actualmente se encuentra en:

G.U.M España

Para encontrar a un minorista, seleccione su país e idioma. Será redirigido a la página de su país.

  • Internacional
  • Bélgica
  • Alemania
  • Dinamarca
  • España
  • Francia
  • Italia
  • Países Bajos
  • Noruega
  • Polonia
  • Suecia
Hombre sonriendo sentado en el sofá

Clorhexidina: beneficios de la terapia, efectos secundarios e interacciones

La clorhexidina (CHX) es un enjuague bucal antiséptico que se considera el tratamiento antimicrobiano estándar de oro en la prevención química de la formación de placa y gingivitis [1]. No solo inhibe la multiplicación de las bacterias de la placa y las levaduras, sino que también las suprime.

La clorhexidina (CHX) se utiliza comúnmente para el tratamiento de todas las enfermedades inflamatorias inducidas por la placa. Al reducir eficazmente el recuento bacteriano, la clorhexidina reduce los metabolitos inflamatorios de las bacterias y ayuda a sanar la encía.

 

Estándar de oro para la terapia de mantenimiento después de la intervención

La clorhexidina está indicada para prevenir la recolonización microbiana temprana. Después del raspado y alisado radicular (SRP), la CHX es un complemento particularmente útil para las bolsas profundas de difícil acceso [2]. El objetivo es matar las bacterias patógenas que se encuentran en las bolsas periodontales para permitir la reinserción periodontal a la superficie de la raíz recién tratada.

Respectivamente, una revisión sistemática reciente informó una mayor reducción de la profundidad de bolsa periodontal con SRP + CHX versus SRP solo [3].

 

Efectos secundarios

Uno de los efectos secundarios más comunes de la CHX es una decoloración marrón de la lengua y una decoloración de los dientes y las prótesis dentales. [4] [5].

La CHX se adhiere a los agentes orgánicos cuando se aplica por vía tópica [6]. Su eficacia en la inhibición de la placa está vinculada a su afinidad por la hidroxiapatita y la proteína salival ácida, lo que significa que se queda bien retenida en la cavidad oral [7]. La CHX funciona porque se une a sitios cargados negativamente de la pared bacteriana a través de fuerzas electrostáticas. En consecuencia, además de la unión a las bacterias, la clorhexidina también puede unirse a pigmentos de vino tinto, té, café, tabaco y otros alimentos, causando así la decoloración.

De hecho, la aparición de la decoloración es un signo de eficacia de la sustancia. La decoloración surge porque esto es un signo de alta afinidad ("si se mancha, funciona").

Es importante saber que las manchas no afectan negativamente la salud gingival o periodontal. Además, se ha demostrado que las posibles decoloraciones se pueden eliminar por completo con la limpieza dental profesional y, por lo tanto, son de menor importancia. El factor más importante es el beneficio en la lucha contra la periodontitis.

Algunos pacientes también informan de la alteración del sabor después del uso de clorhexidina, siendo un efecto secundario adicional de este ingrediente. Es una consecuencia que ocurre por la unión de la CHX a los receptores gustativos que hay en la lengua. Los receptores de "salado" y "amargo" pueden ser bloqueados por la clorhexidina, pero esto generalmente se resuelve en un corto período de tiempo.

Los productos que contienen clorhexidina de baja concentración (0,06% CHX) causan una decoloración y deterioro del sabor significativamente menor, pero son limitadas en su eficacia en comparación con productos concentrados más altos (0,12-0,2% CHX).

 

Posibles interacciones

Un tema de cierto debate es una posible interacción entre la CHX, una molécula catiónica (cargada positivamente) con sustancias aniónicas (cargadas negativamente) en pastas dentales (las moléculas de anión comunes en la pasta de dientes son lauril sulfato de sodio - SLS - y monofluorofosfato de sodio). Debido a que los datos no son concluyentes, un estudio general recomienda esperar al menos dos horas entre el cepillado y el enjuague con una solución de clorhexidina, o usar pasta de dientes sin surfactantes aniónicos. [8].

 

Resumen: Clorhexidina en perspectiva

La clorhexidina se considera el agente antibacteriano más eficaz en odontología debido a su afinidad superior por las paredes de las células microbianas, lo que permite que la molécula CHX penetre en las bacterias específicas [9] y permanezca allí el tiempo suficiente para una acción sostenida hasta 12 horas después del enjuague.

Los enjuagues bucales con una concentración del 0,12 al 0,2% son el estándar de oro en el control "químico" de la placa, siendo las dos concentraciones equivalentes en cuanto a su modo de acción, como ha sido estudiado y confirmado en numerosos estudios.

Para mitigar los efectos secundarios, los enjuagues bucales con una concentración de clorhexidina de hasta el 0,12% y una exposición en las mucosas que no supere los 30-60 segundos dos veces al día parece ser el mejor procedimiento para controlar la placa supragingival y proteger el gusto en la práctica clínica. [10] La tinción se puede controlar con un buen cuidado en el hogar y visitas regulares al dentista. Además, no afecta negativamente la salud gingival o periodontal, por lo que la tinción no debería ser una razón para evitar la clorhexidina [12] particularmente dado su estatus de estándar de oro como el tratamiento antibacteriano local de elección en la periodontitis.