Actualmente se encuentra en:

G.U.M España

Para encontrar a un minorista, seleccione su país e idioma. Será redirigido a la página de su país.

  • Internacional
  • Bélgica
  • Alemania
  • Dinamarca
  • España
  • Francia
  • Italia
  • Países Bajos
  • Noruega
  • Polonia
  • Suecia
La influencia de nuestra dieta en la salud periodontal

La influencia de nuestra dieta en la salud periodontal

¿Promueven los hábitos nutricionales el desarrollo de la gingivitis?

Está bien establecido que la salud bucal está influenciada por la higiene bucal, los factores genéticos y la salud sistémica.
¿Y la nutrición? Si realmente existe una relación entre la dieta y la salud periodontal, ¿cuál es la evidencia y cómo han establecido los estudios esta relación?

En un estudio realizado en Berna (Suiza), Baumgartner, et al. examinaron la salud bucal de dos familias (10 personas) que vivieron en condiciones de la Edad de Piedra durante un mes mientras participaban en un programa de televisión. Esto significaba que comían una dieta de la Edad de Piedra y abandonaban por completo el cuidado dental doméstico con cepillo y pasta de dientes. Los resultados son fascinantes.

Aunque se observó una cobertura pronunciada de la placa en casi todos los participantes, ningún participante desarrolló periodontitis. Además, hubo una marcada disminución de los niveles de BdP en comparación con la línea de base. Curiosamente, quedó claro que la colonización con Tannerella forsythia (fuertemente implicada en el inicio de la periodontitis) se redujo significativamente después de cuatro semanas - sin antibióticos o agentes quimioterápicos.

Las investigaciones arqueológicas sobre los cráneos y mandíbulas del neolítico apoyan los resultados del estudio. Baumgartner. Adler, et al. lograron analizar el ADN bacteriano del sarro de dientes de aproximadamente 7000 años de edad de cazadores y recolectores. Los resultados del análisis mostraron que los seres humanos en ese momento tenían tres veces más tipos diferentes de bacterias en su boca. Sin embargo, estaban en un estado periodontal saludable.

El análisis de nuevas muestras de sarro reveló una disminución dramática de la diversidad bacteriana con el inicio de la agricultura y la reducción significativa asociada en la diversidad nutricional. En estos dientes, ya era posible identificar la periodontitis con pérdida ósea alveolar. Los autores concluyeron que los ecosistemas microbióticos orales modernos son marcadamente menos diversos, lo que podría estar contribuyendo a la enfermedad oral crónica (y otras) en estilos de vida post-industriales.

En resumen, está claro que la dieta está asociada a la diversidad bacteriana oral, y que la microbiota oral menos diversa puede fomentar el crecimiento excesivo de bacterias patógenas. Del mismo modo, la acumulación de datos indica que un desequilibrio de la flora microbiana oral parece contribuir tanto a las enfermedades orales como a las enfermedades sistémicas.

Por lo tanto, ¿podemos especular que la placa por sí sola no puede causar gingivitis, sino que la composición de la placa también juega un papel importante? Hay señales que respaldan esta hipótesis.

 

Extracto de zumo de lechuga para la prevención de la gingivitis

Dado que la dieta influye en la función metabólica, ¿también afecta a la composición de la microbiota oral e intestinal? El hecho de que las dietas altas en fibra sean beneficiosas para la salud ha sido un hecho bien conocido desde hace algún tiempo. Ahora sabemos que la dieta también tiene un efecto considerable en la composición de la microbiota digestiva (oral e intestinal) y que las dietas modernas deficientes están asociadas con un microbioma intestinal que aumenta el riesgo de varias enfermedades crónicas, incluyendo enfermedad inflamatoria intestinal, obesidad, diabetes tipo 2, enfermedades cardiovasculares y cáncer.

Esto está respaldado por nuevos datos de un estudio controlado aleatorizado realizado en la Universidad de Wurzburgo en Alemania.  En este estudio, se reclutaron 44 pacientes con gingivitis leve a moderada. Todos los pacientes recibieron terapia de mantenimiento periodontal sin más instrucciones de higiene bucal y aleatoriamente se les dio una bebida de zumo de lechuga rica en nitrato, o una bebida placebo - tres veces al día durante un período de 14 días. Todos los pacientes seguían una dieta estricta pobre en nitratos. En el grupo de prueba con la bebida rica en nitratos, la ingesta de nitratos se incrementó en aproximadamente 200 mg/día. Los resultados después de sólo 14 días fueron fascinantes. Hubo una diferencia significativa en los valores medios de GI (inflamación GI-gingival) en el grupo de nitratos en comparación con el grupo de control. Los autores concluyeron que el consumo de nitratos dietéticos puede ser un complemento útil en el control de la gingivitis crónica.

 

Una dieta baja en carbohidratos simples promueve la salud bucal

En la Universidad de Friburgo en Alemania [1], diez sujetos cambiaron su dieta durante cuatro semanas. La nueva dieta era baja en carbohidratos simples (es decir, alimentos que contienen azúcares naturales de fácil digestión que proporcionan energía rápida, a diferencia de los carbohidratos complejos saludables como granos enteros, frijoles, legumbres y avena), ricos en ácidos grasos omega-3, vitamina D y vitamina C. También fue diseñado para incluir antioxidantes y fibra. El grupo de control no cambió su comportamiento dietético. Una vez más, aunque los niveles de placa se mantuvieron constantes en ambos grupos, la inflamación gingival (GI), el sangrado por sondeo (BoP) y la superficie inflamada periodontal (PISA) disminuyeron en aproximadamente un 50% en el grupo de dieta de prueba. Esta reducción fue significativamente diferente en comparación con el grupo de dieta de control (sin cambios). Este estudio indica de nuevo que una dieta saludable tiene una clara influencia en la salud oral (medida por la inflamación gingival y periodontal).

 

 

Recomendaciones dietéticas para la salud bucal

Dado que la relación entre la dieta y la salud oral está establecida, está claro que una buena nutrición tiene un papel en la prevención de la caries dental y la enfermedad de las encías. Las recomendaciones para la prevención de enfermedades crónicas y la salud bucal por medio de la dieta son, de hecho, una y la misma:

  • Asegurar un consumo generoso de frutas y verduras y una ingesta adecuada de ácido fólico.
  • Sustituir las grasas saturadas y trans por grasas insaturadas, incluidas las fuentes de ácidos grasos omega-3.
  • Consumir productos de cereales en su forma integral y de alta fibra.
  • Limitar el consumo de todo lo siguiente: azúcar y bebidas a base de azúcar, ingesta de sodio e ingesta calórica excesiva de cualquier fuente.

 

 

 

[1] Entz-ndungsparameter reduzieren. Ergebnisse einer randomisierten, kontrollierten, klinischen Studie. Jahrestagung der AfG, Mainz, 7.- 8. Januar 2016.

Utilizamos cookies para asegurarnos de que le proporcionamos la mejor experiencia en nuestro sitio web. Para conseguirlo, recordamos y almacenamos información sobre cómo usa dicho sitio web. Esto se realiza utilizando sencillos archivos de texto llamados cookies, que permanecen en su ordenador. Al cerrar este mensaje o navegar a una página distinta dentro de este sitio web, usted presta su consentimiento a nuestras cookies, en este dispositivo, de acuerdo con nuestra política de cookies, a menos que las haya deshabilitado.