Actualmente se encuentra en:

G.U.M España

Para encontrar a un minorista, seleccione su país e idioma. Será redirigido a la página de su país.

  • Internacional
  • Bélgica
  • Alemania
  • Dinamarca
  • España
  • Francia
  • Italia
  • Países Bajos
  • Noruega
  • Polonia
  • Suecia
Gingivitis en el embarazo: cómo ayudar a las pacientes

Gingivitis en el embarazo: cómo ayudar a las pacientes

La gingivitis en el embarazo es un problema frecuente, ya que las alteraciones hormonales pueden afectar a las encías, como hemos observado en la práctica clínica. De hecho, esta enfermedad tiene una prevalencia constatada de entre el 35% y el 100%.

Si la situación se prolonga, los tejidos del periodonto, tales como el ligamento periodontal, el cemento y el hueso alveolar, también cabe la posibilidad de que se lesionen. A continuación, describiremos los mecanismos involucrados y los tratamientos que podemos administrar.

¿Por qué aparece gingivitis en el embarazo?

Esta patología lleva el nombre de gingivitis gravídica o gestacional y aparece generalmente en la zona anterior de las arcadas dentales. La vemos en un porcentaje elevado de embarazadas, que incrementa en las que previamente presentaban alteraciones de las encías. Sin embargo, en las que iniciaron el embarazo con las encías sanas, la prevalencia desciende. 

El riesgo aumenta cuando hay alguna enfermedad sistémica, como la diabetes, la hipertensión arterial o la obesidad. Por estas razones, es importante que durante la gestación se realicen controles odontológicos.

Si la gingivitis en el embarazo no se trata adecuadamente, puede mantenerse durante todo el embarazo. En estos casos, aumenta la probabilidad de tener un bebé con bajo peso al nacer y presentarse preclamsia o un parto prematuro. Algunos meses después del parto, la encía retorna a la situación inicial.

¿Cuáles son los cambios en la cavidad oral?

Las alteraciones que explican este fenómeno son celulares, inmunológicas, microbiológicas y vasculares. Sin embargo, muchos mecanismos no están del todo claros y generalmente se estima que la gingivitis en el embarazo es un problema multifactorial. 

Las fluctuaciones fisiológicas de los estrógenos y la progesterona pueden alcanzar niveles hasta 30 veces mayores al final de la gestación, en comparación con los del ciclo menstrual. Esto tiene repercusión en muchos tejidos, y de igual manera en los que conforman la cavidad oral. Por este motivo, debemos conocer las modificaciones fisiológicas.

Cambios celulares

La respuesta de los diferentes tipos de células del periodonto, tales como los fibroblastos y los queratinocitos, a las variaciones hormonales es un factor a considerar. Los estrógenos estimulan la queratinización del epitelio gingival. Esta acción hormonal activa también algunos procesos inflamatorios que pueden llevar a la aparición de edemas y sangrado.

Cambios microbiológicos

Este es uno de los factores que ha cobrado más relevancia a la hora de explicar las alteraciones que sufren las encías durante la gestación. El aumento de los niveles en sangre de las hormonas sexuales estimula el crecimiento de especies bacterianas patógenas en el biofilm subgingival. Por otra parte, las modificaciones locales causadas por las hormonas crean un ambiente más adecuado para la proliferación de estos microorganismos.

Cambios inmunológicos

En el sistema inmune de la embarazada, ocurren modificaciones que permiten tolerar la presencia de los tejidos fetales. Influyen en el sistema defensivo periodontal, haciéndolo más susceptible a las infecciones bacterianas y a la consecuente inflamación gingival. 

Cambios vasculares

Los estrógenos y progestágenos incrementan la permeabilidad vascular. Esta acción podría explicar algunos síntomas inflamatorios, como son el edema, el exudado, el eritema y el sangrado. Sin embargo, un mínimo nivel de placa debe estar presente para que se produzcan estas reacciones gingivales.

¿Como detectar la gingivitis en el embarazo?

La gestación por sí misma no causa esta enfermedad, sino que agrava la previamente existente. Las evidencias son los cambios vasculares, que no suceden sin que haya placa dental. Además, la gingivitis gravídica es casi inexistente en las mujeres embarazadas con encía previamente sana. Tal como mencionamos anteriormente, es de apenas el 0,03 %.

Si queremos saber cómo tratar la gingivitis en el embarazo, debemos partir de esta base y conocer sus características clínicas particulares

  • La placa está presente en el margen gingival.
  • Aparece en el segundo o tercer trimestre.
  • Se aprecian alteraciones en el color y el contorno de la encía.
  • Con el sondaje se encuentra incremento de la profundidad y sangrado.
  • No existe pérdida de inserción u ósea.
  • Varía desde inflamación gingival leve hasta hiperplasia severa, dolor y sangrado espontáneo.

¿Cómo ayudar desde la oficina de farmacia y la clínica?

Extremar la higiene bucodental es una medida tanto curativa como preventiva. El cepillado adecuado, utilizando palillo interdental, cepillo interdental o seda dental es indispensable en la rutina diaria. El cepillo interdental GUM® BI-DIRECTION de cuidado avanzado posee filamentos triangulares recubiertos de clorhexidina, lo que nos asegura una máxima eliminación de la placa dental y una higiene óptima entre usos. 

Una de las principales precauciones que recomendamos es visitar al odontólogo al principio del embarazo. Este especialista determinará la presencia o no de placa dental. En caso de ser necesario, hará una limpieza profesional para eliminarla y podría aconsejar repetir este tratamiento en los meses siguientes.

Un excelente enjuague bucal para prevenir la gingivitis en el embarazo es el Colutorio de Mantenimiento GUM® PAROEX®. Combina digluconato de clorhexidina (CHX) y cloruro de cetilpiridinio (CPC) en una fórmula antiplaca de doble acción

Es adecuado para el mantenimiento después de realizado un tratamiento periodontal y para tratar los signos incipientes de gingivitis. Ataca la placa existente e impide la proliferación de las bacterias y toxinas responsables de su formación. De esta forma, reduce su acumulación y alivia la sensibilidad de las encías, manteniendo este tejido en buen estado.

En los casos más severos

El odontólogo podrá recomendar el uso de productos para el cuidado avanzado de los problemas gingivales. Están especialmente formulados y contienen ingredientes que combaten cada uno de los factores involucrados en la gingivitis.

Será necesario diseñar un plan para el control de la placa, con aplicación de flúor y alisado radicular. Si hay una infección periodontal, se administrarán antibióticos para controlarla. Estos tratamientos deben seguirse rigurosamente, ya que según la Federación Europea de Periodoncia, las bacterias orales pueden pasar a la circulación materna y generar respuestas inflamatorias e inmunitarias que afectan al feto y a la placenta. 

Lactobacillus reuteri: un coadyuvante a la limpieza profesional

El aumento de la proporción de bacterias beneficiosas en la cavidad oral mediante la administración oral de probióticos cuidadosamente seleccionados está emergiendo como un concepto prometedor en el tratamiento de las enfermedades periodontales.

Las bacterias probióticas cuidadosamente seleccionadas pueden ayudar a mantener los beneficios de la limpieza profesional al obstaculizar la colonización de la cavidad oral por patógenos y al proporcionar propiedades antimicrobianas y antiinflamatorias.

Es el caso de GUM PerioBalance, un complemento alimenticio que contiene Lactobacillus reuteri Prodentis®. Los resultados de estudios recientes mostraron de forma clara una significativa y relación entre el consumo regular de partículas que contienen L. reuteri y la consiguiente reducción de la inflamación gingival y de la cobertura de placa, en mujeres sanas embarazadas1,2,3.

Con el consumo habitual de tabletas de Lactobacillus reuteri durante el tercer trimestre de gestación, se concluyó que este probiótico puede ser un complemento con efectos beneficiosos significativos en el control de la gingivitis del embarazo.

Lactobacillus reuteri Prodentis ha demostrado clínicamente que:

• Reduce significativamente la inflamación gingival4.

• Reduce significativamente la cantidad de placa bacteriana4.

La gingivitis en el embarazo es un riesgo potencial, no solo para la salud de la madre sino para la del bebé que está por nacer. Su frecuencia es relativamente elevada, por lo que debemos prestarle la atención debida como profesionales de la salud dental.