Actualmente se encuentra en:

G.U.M España

Para encontrar a un minorista, seleccione su país e idioma. Será redirigido a la página de su país.

  • Internacional
  • Bélgica
  • Alemania
  • Dinamarca
  • España
  • Francia
  • Italia
  • Países Bajos
  • Noruega
  • Polonia
  • Suecia
Dentista con un paciente

Estomatitis Aftosa: hechos, estadística y nueva evidencia científica para profesionales de la salud oral

La estomatitis aftosa, a menudo conocida como úlceras bucales, es uno de los trastornos mucosos orales más comunes de los pacientes. Estas úlceras pueden causar un nivel desproporcionado de malestar teniendo en cuenta su tamaño. En este artículo, abordaremos las preocupaciones de los pacientes y le informaremos de las últimas investigaciones sobre este problema tan extendido.

Estomatitis aftosa: definición, causas y tratamientos

La estomatitis aftosa puede ser un problema desconcertante tanto para los pacientes como para los profesionales de la clínica dental. Esto se debe a que no hay una causa exacta que explique la aparición de estas lesiones y tampoco hay un tratamiento específico para remediarlas. 

Dicho esto, existe mucha información que los dentistas pueden proporcionar a los pacientes para ayudarles a minimizar el dolor y las molestias que tienden a causar.

Revisaremos varias investigaciones interesantes y nuevos descubrimientos en breve. Pero antes, vamos a revisar algunos conceptos básicos.

¿Qué es la estomatitis aftosa?

La estomatitis aftosa se define comúnmente como ulceraciones recurrentes de la mucosa oral. Las áreas más afectadas de la cavidad oral son la mucosa labial, la mucosa bucal y la lengua. A diferencia, por ejemplo, de los herpes labiales, que se desarrollan en el exterior de la boca, estas ulceraciones no son contagiosas. Este es un punto crítico que comunicar a los pacientes ya que, a menudo, tienen percepciones erróneas con respecto a la transmisibilidad de la estomatitis aftosa.

En términos generales, distinguimos tres presentaciones clínicas principales de úlceras aftosas en función del tamaño y el número de las heridas:

  • Aftas menores: típicamente redondas y de <10 mm de diámetro.
  • Aftas mayores: similar a las menores, pero de mayor tamaño (>10 mm de diámetro) y suelen ser más profundas y destructivas. Por lo tanto, tienen un tiempo de curación más largo.
  • Úlceras herpetiformes: múltiples y pequeñas aftas de <3 mm de diámetro, que aparecen repartidas en grupos y de forma regular en cualquier parte de la mucosa bucal.

Otras afecciones bucales que los pacientes pueden confundir con estas lesiones incluyen:

  • Síndrome de la boca ardiente
  • Candidiasis oral
  • Virus del herpes simple intraoral recurrente o virus de la varicela-zóster
  • Leucoplasia
  • Liquen plano oral
  • Enfermedad de mano, pie y boca
  • Glándulas salivales infectadas
  • Absceso dental
  • Enfermedad de Behcet

Causas de las úlceras aftosas:


Se conoce muy poco sobre las causas y la etiología de la estomatitis aftosa, a pesar de su alta prevalencia. Esto puede ser frustrante especialmente para los pacientes que la sufren regularmente.

Dicho esto, hay una serie de factores predisponentes que como profesionales de la salud bucal podemos comunicar al paciente. Entre los más comunes encontramos:

  • Daño físico a la encía, lengua u otros tejidos blandos dentro de la boca. Este es quizás el factor más común y fácilmente explicable. Puede suceder por una variedad de razones, incluyendo cepillarse agresivamente (o con un cepillo de filamentos demasiado duros) y morderse el interior de la boca. En algunos casos, incluso por la fricción y desgaste ocasionados por la ortodoncia.
  • Deficiencias hematínicas (nutrición para la formación de células sanguíneas), como hierro, zinc, ácido fólico y vitaminas importantes como la vitamina y B12.
  • Herencia, ya que una gran proporción de pacientes parece tener antecedentes familiares.
  • Reacciónes adversas a pastas dentífricas u otros productos de cuidado bucal que contengan ciertos ingredientes.
  • Las afecciones sistémicas subyacentes, como la enfermedad de Crohn o el VIH. Estas aumentan la vulnerabilidad y predisposición de los pacientes a desarrollar úlceras bucales.
  • Estrés. Este factor es bastante ambiguo y puede ser difícil de explicar a los pacientes, pero la correlación se ha demostrado científicamente. Por lo tanto, se debe tener en cuenta el estrés como un posible factor detonante.

Para una visión más completa sobre la etiología de las aftas bucales, acceda aquí al artículo redactado por la Dra. Sonia Velázquez.

Estomatitis Aftosa

La última evidencia científica en torno a la estomatitis aftosa


¿Se pregunta qué hay de nuevo en las comunidades científicas y médicas con respecto a la estomatitis aftosa? Aquí recogemos algunos enlaces a materiales de lectura adicionales para que pueda ponerse al día:

La microbiota oral de pacientes con estomatitis aftosa recurrente [1]

Hace unos años, la Academia Sahlgrenska y la Universidad de Gotemburgo llevaron a cabo investigaciones en busca de nuevos conocimientos. El estudio encontró que la composición del microbioma oral era diferente para los pacientes con estomatitis aftosa recurrente, en comparación con los controles saludables. Estos resultados fueron confirmados en otro estudio, publicado en el Journal of Dental Research un tiempo más tarde. Sin embargo, sigue sin estar claro si estas diferencias microbianas causan úlceras bucales, o si estas últimas desencadenan un cambio en el microbioma oral.

El análisis amplio del genoma de las úlceras bucales identifica las asociaciones en los loci regulatorios inmunitarios [2]

Investigadores del Reino Unido, Australia y Estados Unidos trataron de encontrar loci genético específico. Su idea era intentar explicar el hecho de que la estomatitis aftosa tiene un claro componente hereditario. En su estudio, publicado en Nature Communications, se identificaron varios loci. 

Curiosamente, muchos de ellos estaban ubicados en (o cerca de) genes que están involucrados en la inmunidad de las células T. Esto proporciona un apoyo adicional a la teoría comúnmente aceptada de que el sistema inmunitario desempeña un papel importante en la etiología de la estomatitis aftosa.

Apoptosis de células epiteliales en úlceras aftosas recurrentes [3]

Comparando el epitelio sano con el afectado por la úlcera recurrente, este estudio de Journal of Dental Research apunta a una secuencia de apoptosis celular que puede conducir a la formación del halo inflamatorio periférico típico que rodea las úlceras aftosas.

Tratamiento de la estomatitis aftosa recurrente con una barrera protectora formada por un enjuague bucal o un gel tópico con contenido en ácido hialurónico: un estudio clínico retrospectivo [4]

Un estudio publicado en BMC Oral Health en 2019 investigó el efecto del tratamiento de uno de nuestros enjuagues bucales (colutorio GUM® AftaCleary de uno de nuestros geles (gel GUM AftaClear– ambos con ácido hialurónico – en casos de estomatitis aftosa recurrente.   

Después de una semana, las lesiones se habían reducido significativamente para ambos productos, en un 77% para el enjuague bucal y en un 81% para el gel. Incluso observaron la curación completa de la lesión en el 60% (colutorio) y el 56% (gel) de los casos. Es importante destacar que 44 de cada 45 participantes informaron una mejora en su calidad de vida durante el tratamiento.

¿Es posible manejar de forma óptima las úlceras aftosas recurrentes? [5]

El título de este artículo alude a una pregunta que es pertinente para los pacientes y dentistas en todas partes. ¿Se pueden manejar realmente las úlceras aftosas recurrentes de manera eficaz con lo que conocemos actualmente? 

Los autores revisaron una amplia variedad de estudios existentes, pero su conclusión fue la siguiente: "Debido a las limitaciones en el número de ensayos basados en la evidencia y los datos insuficientes para apoyar o refutar la eficacia de las terapias prescritas, se necesitan estudios clínicos mayores basados en la evidencia, así como revisiones de la literatura para improvisar aún más la metodología óptima para el manejo eficaz de la estomatitis aftosa recurrente."

Ayudar a los pacientes a superar la estomatitis aftosa


Como reafirma el artículo final anterior, no hay una cura conocida en este momento. Obviamente, esto no es lo que quieren oír los pacientes que lidian con el malestar que genera esta enfermedad. Especialmente, si experimentan la afección de forma regular. 

Por lo tanto, el enfoque debe centrarse en las soluciones que ofrecen alivio del dolor o promueven la cicatrización de las heridas. En GUM ofrecemos soluciones eficaces gracias a una variedad de productos diseñados específicamente para abordar el problema.

Tratamientos para la estomatitis aftosa

Para un alivio del dolor y una cicatrización de heridas más rápida, hay una serie de productos de aplicación tópica que pueden ayudar. Nuestra línea GUM AftaClear proporciona un alivio inmediato y acelera la curación gracias a una combinación única de ingredientes. Los productos GUM AftaClear están disponibles en tres versiones diferentes para adaptarse a las preferencias del paciente:

Cada uno de estos productos tiene un propósito similar: crear una barrera protectora en la úlcera para proporcionar alivio del dolor y favorecer la curación.

Estén o no utilizando un producto para tratar las llagas en la boca, recuerde a sus pacientes que hagan lo que puedan por evitar irritar o empeorar la herida. Como, por ejemplo, evitar morderla, tratar de no comer alimentos picantes o ácidos, evitar beber alcohol, etc. 

GUM Afta Clear: para úlceras bucales

Ayudar a los pacientes a encontrar alivio

La estomatitis aftosa recurrente puede ser muy dolorosa y molesta para los pacientes. Es un problema común en el cuidado de la salud de la mucosa oral y aunque no haya cura, existen maneras de disminuir el dolor y reducir su recurrencia. Algunas de ellas son las que hemos observado en este artículo.

Utilizamos cookies para asegurarnos de que le proporcionamos la mejor experiencia en nuestro sitio web. Para conseguirlo, recordamos y almacenamos información sobre cómo usa dicho sitio web. Esto se realiza utilizando sencillos archivos de texto llamados cookies, que permanecen en su ordenador. Al cerrar este mensaje o navegar a una página distinta dentro de este sitio web, usted presta su consentimiento a nuestras cookies, en este dispositivo, de acuerdo con nuestra política de cookies, a menos que las haya deshabilitado.