Actualmente se encuentra en:

G.U.M España

Para encontrar a un minorista, seleccione su país e idioma. Será redirigido a la página de su país.

  • Internacional
  • Bélgica
  • Alemania
  • Dinamarca
  • España
  • Francia
  • Italia
  • Países Bajos
  • Noruega
  • Polonia
  • Suecia
Aftas bucales más comunes - ¿Cómo podemos ayudar desde la oficina de farmacia?

Aftas bucales más comunes - ¿Cómo podemos ayudar desde la oficina de farmacia?

Ciertas lesiones de la boca pueden molestar mucho a quien las padece, aunque sean relativamente inofensivas. Las causas de las aftas bucales no siempre son claras, pero entre las más frecuentes figuran el estrés, los traumatismos de la cavidad oral, las alergias, una dieta con carencias de vitaminas o minerales y los ciclos hormonales. En este artículo hablaremos de algunas características de estas lesiones ulcerosas de la mucosa oral y de los importantes recursos de los que disponemos para aliviar sus síntomas.

¿Qué son las aftas bucales? 

Se trata de úlceras de pocos milímetros de diámetro que aparecen en los tejidos blandos de la cavidad oral. Tales como la lengua, las encías o la cara interna de las mejillas. A diferencia de las lesiones de los herpes, no son contagiosas y no se presentan en los labios. Como prolegómeno, producen una sensación de hormigueo que dura un par de días. Cuando están ya presentes, causan dolor de intensidad variable, lo que afecta a la calidad de vida de los pacientes. A esta enfermedad la llamamos estomatitis aftosa y desaparece de forma espontánea en una semana o dos.

Tipos de aftas bucales más comunes 

El tamaño, la evolución y la cantidad de lesiones determinan que las clasifiquemos en tres tipos principales. Las aftas menores son pequeñas, tienen bordes bien definidos y curan con rapidez. Las mayores son más grandes y profundas, y la sensación dolorosa puede ser intensa. Estas tardan hasta 6 semanas en cicatrizar.

Las denominadas herpetiformes son lesiones muy numerosas, de bordes irregulares y que tienden a confluir. Estas lesiones las vemos en personas de edad avanzada.

Las aftas bucales y su tratamiento 

Tal como explicamos anteriormente, la aftosis se cura de forma espontánea en la inmensa mayoría de los casos. Por otra parte, tardan un par de semanas en completar su proceso de cicatrización, lo que a veces se prolonga por más de un mes. En este lapso, los afectados tienen dificultad para realizar su rutina de higiene bucodental, comer o hablar. Por estas razones, pueden ver mermada su calidad de vida.

Desde la oficina de farmacia podemos ayudar ofreciendo soluciones que brindan un alivio rápido de las molestias. Las soluciones de las que disponemos son capaces de generar una barrera protectora y estimular el proceso de curación natural para que se produzca más rápidamente.

Gel GUM® AftaClear 

El gel GUM AftaClear es muy adecuado para tratar abrasiones de la mucosa oral, aftas e irritaciones. Además, es un producto de sencilla aplicación. Su uso está autorizado para aliviar los síntomas de las llagas en niños mayores de dos años, supervisados, y en adultos. Entre sus principales efectos se encuentran:

  • Preserva la zona afectada gracias a sus ingredientes mucoadhesivos. El gel se fija sobre las lesiones formando una película que las protege de agentes nocivos.
  • Calma el dolor de forma duradera y desde la primera aplicación.
  • Acelera la reparación de los tejidos, gracias al ácido hialurónico.
  • Permite una rápida curación al estimular el proceso de cicatrización.


La especial fórmula del Gel GUM AftaClear no contiene alcohol, y no produce ardor, irritación u otras sensaciones molestas. Para utilizarlo, la dosis es de 1 centímetro cúbico, que se aplica con la cánula en la zona afectada tres veces al día, después de comer y durante una semana. Para permitir que haga efecto, lo recomendable es abstenerse de ingerir nada durante 30 minutos.

Spray GUM AftaClear 

Cuando existen dolor intenso o muchas molestias, el Spray GUM AftaClear produce un alivio inmediato y por un tiempo prolongado. Es útil en casos de estomatitis aftosa de adultos y de niños mayores de 2 años, bajo supervisión.

Su composición y efectos son iguales a los del Gel GUM AftaClear. Es decir, estimula el proceso curativo al acelerar la cicatrización, resguarda la zona lesionada y calma las molestias. Su forma de administración es muy precisa y proporciona la máxima higiene, por lo que es un producto perfecto para usar fuera de casa.

El Spray GUM AftaClear es una solución eficaz para las áreas de difícil acceso, como la parte posterior de la cavidad oral. Se alcanzan con facilidad gracias a su bomba multidireccional y al mecanismo de administración en forma de pulverizador.

Se aplica una dosis hasta un máximo de 3 veces al día, después de comer y diariamente durante una semana. Y, cabe destacar que se debe evitar cualquier ingesta durante los 30 minutos posteriores.

Colutorio GUM AftaClear 

El Colutorio GUM AftaClear se utiliza cuando existen múltiples úlceras aftosas que afectan a varios lugares de la boca. Este enjuague bucal facilita el acceso a toda la boca con una sola aplicación. Con lo que se puede dar alivio sintomático en los lugares complicados de alcanzar.

Está diseñado para las úlceras bucales y su tratamiento en adultos y niños mayores de 6 años, con supervisión. Este tratamiento calma el dolor, repara de forma natural, protege las mucosas y acelera la curación. Para administrarlo, la dosis es de 10 mililitros dos o tres veces al día durante una semana, teniendo las mismas precauciones que se recomiendan con los productos en spray y en gel.

Otros usos de GUM AftaClear 

Cualquiera de los formatos mencionados sirve también para lesiones que nos hayamos podido hacer al comer o mordernos, para abrasiones de ortodoncia o quemaduras. Son idóneos para paliar cualquiera de estas molestias bucales.

En la actualidad, aunque no conocemos claramente las causas de las aftas recurrentes, es posible brindar un alivio inmediato que ayude a los pacientes a recuperarse pronto y a mantener su calidad de vida.